Mujeres consejeras: ¿Una deuda pendiente?

Fecha: 18/02/2021
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Mujeres consejeras: ¿Una deuda pendiente?

Desde hace varios años, distintos movimientos de mujeres  vienen impulsando acciones en favor de la igualdad y equidad de género en todo mundo. Tal es así, que muchos cientistas sociales coinciden en señalarlo como el movimiento social de nuestra época. Ahora bien, instalar el enfoque de género en las agendas políticas de los gobiernos y de las organizaciones de la sociedad civil, como nuestras cooperativas, continúa siendo indispensable para visibilizar y erradicar la desigualdad real regida por pautas culturales profundamente arraigadas en los sentidos compartidos.

De acuerdo al ranking mundial “Mujeres en la política 2020”, realizado por ONU Mujeres y Unión Interparlamentaria (UIP), en enero de 2020 tan sólo 12 mujeres eran jefas de Gobierno en el mundo, el 6,2% del total, y apenas otras diez ocupaban jefaturas de Estado, un 6,6%, porcentajes que quedan muy lejos de alcanzar la igualdad en el poder y en la toma de decisiones a nivel planetario.

Para acercarnos a nuestro ámbito de acción, es oportuno recordar que el presidente de la Alianza Cooperativa Internacional (ACI), Ariel Guarco, ha manifestado en reiteradas oportunidades el compromiso que debe asumir el movimiento cooperativo con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), propuestos en la Agenda 2030 de Naciones Unidas, que en su objetivo número 5 establece la necesidad de “lograr la igualdad entre los géneros y empoderar a todas las mujeres y niñas”.

Cabe mencionar que, en el movimiento cooperativo de América Latina y el Caribe, aparecen mujeres en cargos de dirección: la uruguaya Graciela Fernández Quintas, presidenta de Cooperativas de las Américas; la dominicana Xiomara Núñez de Céspedes, presidenta del Comité Regional de Género de ACI Américas; y Simona Cavazzutti, de la Confederación de Cooperativas Rurales del Paraguay (CONCOPAR), recientemente designada coordinadora de la Red de Cooperativas Agropecuarias (REDACOOP).

En Argentina, la Cooperativa Obrera Limitada de Consumo y Vivienda de Bahía Blanca es presidida por Mónica Giambelluca, quien en 2012 se convirtió en la primera mujer que accedió a la presidencia del Consejo de Administración de esa Entidad. Lo mismo sucede en la Cooperativa de Consumo, Edificación y Crédito El Hogar Obrero donde Adriana Kreiman desde 2018 es presidenta de esa centenaria institución. Paradójicamente, dos cooperativas nacidas a principios del Siglo XX, son presididas actualmente por mujeres. También, en el rubro seguros, Isabel Larrea -integrante de la Cooperativa Agropecuaria General Necochea Ltda.- se encuentra al frente del Grupo Asegurador La Segunda.

¿Qué sucede en el cooperativismo agropecuario?

En lo que respecta a las principales entidades cooperativas del sector, el diagnóstico resulta poco alentador: Asociación de Cooperativas Argentinas (ACA), Agricultores Federados Argentinos (AFA), Federación de Cooperativas Federadas (FECOFE) y Confederación Intercooperativa Agropecuaria Limitada (CONINAGRO), no tienen participación de mujeres en sus respectivos consejos de administración. La excepción aparece en la Mesa de Juventudes de CONINAGRO, donde fue electa recientemente la chaqueña Camila Hutak, la primera mujer en presidir ese espacio.

A pesar de ese panorama, entre las cuarenta entidades asociadas a FECOFE, se registran 19 mujeres en roles activos en consejos de administración y/o sindicaturas, en 13 cooperativas. Consultadas sobre esa experiencia, algunas de ellas brindaron su testimonio:

Teresa Sunde, integra desde 2008 el Consejo de la Cooperativa Agrícola Ganadera Camilo Aldao, en la provincia de Córdoba; para ella lo importante es “estar presente y actuar, más aún en poblaciones pequeñas adonde cuesta más que las personas participen”.

En la misma provincia, las hermanas Julieta y Camila Ayas integran el Consejo de administración de la Cooperativa Agrícola Tambera de James Craik Ltda. La actividad productiva de la familia, el tambo, las vinculó con la cooperativa desde temprana edad. Para ellas la experiencia es muy buena y aseguran que es un grupo de trabajo abierto a la incorporación de mujeres y nuevas generaciones. “Creo que el mayor desafío que tenemos dentro del movimiento cooperativista es seguir insistiendo en ampliar el cupo de mujeres, podemos aportar muy buenas ideas y puntos de vista novedosos”, afirma Julieta.

Hacia el centro-oeste de la provincia de Santa Fe, en la localidad de Suardi, Alcira Barolo está a cargo de un tambo y es consejera de la Cooperativa Limitada de Tamberos La América. Madre, abuela y defensora del cooperativismo, nos cuenta: “Sentía la necesidad de participar. Si bien es la primera vez que una mujer integra el grupo me siento muy cómoda. Las mujeres tenemos mucho para aportar”.

La Cooperativa Agropecuaria Federada de Álvarez y Piñero, en el sur de Santa Fe tiene, entre sus 16 integrantes, dos mujeres consejeras. Una de ellas es Teresa Polenta, una productora agropecuaria que forma parte de ese Consejo desde hace doce años. “Participo activamente de las reuniones y toma de decisiones junto a los demás consejeros. Siempre nos acompañamos y complementamos entre todos para afrontar situaciones difíciles”, asegura.

También en el sur santafesino, en la Cooperativa Agrícola Ganadera de Berabevú Ltda., nos encontramos con dos mujeres en su Consejo de Administración. Lidia Lucini rememora que su abuelo fue socio fundador de la Entidad y su padre, gerente, por lo que la vincula a la Cooperativa una fuerte tradición familiar. Además, Lidia fue trabajadora durante varios años de la desaparecida Federación Argentina de Cooperativas Agrarias (FACA). Sobre su experiencia, cuenta que: “Es un honor integrar el Consejo de la cooperativa, aquí todas las voces son escuchadas. Las mujeres tenemos que tratar de integrarnos más a pesar que en un pueblo la mujer suele ser un poco más tímida y tiene otras obligaciones”.

En la localidad cordobesa de El Tío, la Cooperativa Tambera Las Cañitas Ltda., tiene en su nómina actual a tres consejeras. Una de ellas, la médica veterinaria Verónica Juan, ocupa el cargo de secretaria. Verónica pertenece a la tercera generación de su familia que entrega la producción lechera a la Cooperativa, y desde 2017 está al frente de un tambo que produce 3000 litros diarios de leche. “Varias mujeres tienen a cargo la explotación tambera en nuestra zona. Trabajamos codo a codo con nuestros maridos, hermanos, padres. No hay motivo por el cual no podamos subir a un tractor, o realizar cualquier otra tarea rural, de hecho, lo hacemos cotidianamente”, afirma. “En las reuniones de Consejo de la cooperativa todos tenemos la posibilidad de dar nuestra opinión. Es un sistema totalmente democrático”.

Para María José Giacomino, quien también es consejera en la Cooperativa Las Cañitas: “Las mujeres somos más humanas, a veces más detallistas, somos capaces de hacer varias cosas al mismo tiempo y eso en el Consejo de la cooperativa suma mucho”. Al igual que Verónica, la actividad tambera que lleva adelante junto a su hermano, la vinculó a la Entidad.

En Misiones, la joven Rocío Knoll ocupa el cargo de secretaria en la Cooperativa de Trabajo Integral Wanda Ltda. “Lo que me motivó a participar fue ver el impacto que producía la cooperativa en la zona, donde se presentaba una actividad nueva para los productores, alternativa al cultivo de tabaco”, relata. “Aquí por costumbre siempre participan más los hombres. En nuestra cooperativa incentivamos a las mujeres a participar, que encuentren un espacio para expresarse y su opinión sea tenida en cuenta”.

Paula Grangetto y Natali Battistino integran la sindicatura de la Cooperativa Agropecuaria, Productores y Consumidores Ltda. (CAPyC) perteneciente al Grupo Cooperativo y Mutual Devoto, en esa localidad de la provincia de Córdoba. Profesionales ambas, abogada y contadora respectivamente, coinciden en señalar a CAPyC como una cooperativa con mucha participación de mujeres, especialmente en puestos gerenciales y de toma de decisiones operativas, y no encuentran ningún tipo de discriminación de género. Sin embrago, Grangetto opina que “en todos los ámbitos de la vida resulta muy difícil conciliar la maternidad con el trabajo y la participación comprometida. Me refiero a cumplir con las tareas laborales, domésticas y como mamá.”Por su parte, Battistino remarca que su experiencia es muy positiva: “Integro la cooperativa hace más de diez años, siempre con una participación activa y tomando decisiones importantes para la institución y para la vida del pueblo, ya que CAPyC es una de las principales fuentes de trabajo”.

La ingeniera agrónoma Noelí Misaña forma parte de la Cooperativa Agropecuaria Alborada Ltda., fundada a partir del Centro Juvenil de Federación Agraria Argentina en Marcos Juárez. Para Noelí, el sector agropecuario en general es uno de los más atrasados en cuanto a las conquistas logradas por las mujeres en la sociedad: “Creo que todavía tenemos un largo camino que recorrer en debate sobre el rol de la mujer en el agro, aún hoy sigue siendo invisible y subordinado el empoderamiento que tienen un montón de mujeres en el campo”.

Mariana Bellia, de 32 años, hace dos que integra el Consejo de “La Riojana” Cooperativa Vitivinifrutícola de La Rioja Ltda. y ha sido recientemente elegida tesorera. De profesión farmacéutica, tiene una finca junto a sus padres y hermanos en la localidad de Nonogasta. “Estoy vinculada a la cooperativa desde hace catorce años, me encuentro acompañando a la institución en un importante recambio generacional y soy la primera mujer que integra el Consejo de Administración. Creo que la diversidad generacional es necesaria ya que cuando se mezclan nuevas ideas con las más experimentadas terminan enriqueciendo a la organización”.

Por último, la Cooperativa Agrícola Ganadera Ltda. de San Jerónimo Sud es la única entre las asociadas a FECOFE presidida por una mujer. Érica Pascuale está al frente de la Entidad desde febrero de 2020. “Soy parte de la tercera generación de una familia de productores agropecuarios. En 2014 comencé a involucrarme en la actividad, hasta ese momento era ama de casa”, cuenta. Para Pascuale “los desafíos que tenemos las mujeres son los mismos que pueda tener cualquier hombre. Si bien puede ser un ambiente machista, la honestidad, la transparencia y las ganas de hacer las cosas bien no debe ser una cuestión de sexo”.

A propósito de los testimonios de las protagonistas de esta nota, el presidente de FECOFE, Juan Manuel Rossi, manifestó: “Sabíamos que era un tema pendiente en nuestra Federación, por eso impulsamos este relevamiento, para conocer cuál es la realidad en cuanto a participación femenina en las cooperativas y encontramos números alentadores. Tenemos que seguir trabajando en este sentido”.

Foto: Consejeras y presidente de Cooperativa Tambera Las Cañitas Ltda.

Otras Novedades: