Arroz: La actualidad del sector según la Cooperativa Arroceros Villa Elisa Ltda.

Fecha: 03/03/2021
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Arroz: La actualidad del sector según la Cooperativa Arroceros Villa Elisa Ltda.

El arroz forma parte de la base alimentaria de la población, fundamental para el aporte de vitaminas y minerales. Su cultivo es milenario, estableciéndose un origen estimado hace 7000 años. A Occidente llegó desde la India y a América durante la época de la colonia, ingresando a nuestro país en el siglo XVII. En esta región, la siembra comienza entre septiembre y agosto y la cosecha se extiende desde enero hasta marzo. Es, junto al maíz y al trigo, de los cereales más cultivados en el mundo.

Argentina no se encuentra entre los mayores productores y consumidores, como es el caso de los países asiáticos, China e India. Sin embargo, en los últimos años se registró un incremento en la participación de nuestro país en el mercado arrocero. En la actualidad se cultivan unas 190 mil hectáreas, con el resultado de una cosecha en torno a los 1,3 millones de toneladas y un consumo interno de 600 mil toneladas al año. La producción nacional se centra en la región del Litoral, en las provincias de Corrientes, Santa Fe, Chaco, Formosa, Misiones y Entre Ríos.

Precisamente en Entre Ríos se encuentra la Cooperativa de Comercialización y Transformación Arroceros Villa Elisa Ltda., asociada a FECOFE. Su actividad principal se orienta al sembrado y cosecha de las variedades de arroz Largo Fino, Largo Ancho y Aromático, así como también a la elaboración de harina de arroz y alimentos balanceados. Parte de esta producción de arroz elaborado se exporta a más de 25 países en África, Europa, América y Asia. Al respecto, y consultado sobre los cambios que trajo aparejados la irrupción de la pandemia de Covid-19, el presidente de la Cooperativa, Gustavo Francou, comenta: “El año comercial que pasó fue muy bueno. Con la pandemia aumentamos las exportaciones a Centroamérica (México y Costa Rica, por ejemplo), y al Mercosur, pero bajamos los envíos a los países asiáticos, ya que ellos volcaron buena parte de la producción a su mercado interno”. Y agrega: “A nuestra cooperativa y al sector en general la pandemia de Covid-19 no nos trajo grandes inconvenientes, al ser una actividad que nunca dejó de estar permitida por su relación con la producción de alimentos, sumado al aumento de la demanda de arroz y el incremento de los precios que se pagan por este producto”.

Si bien los volúmenes de ventas al exterior mejoraron, impulsados por un aumento de la demanda, lo que sobresale es el incremento de la comercialización del sector arrocero en el mercado interno: “Las ventas mejoraron, claramente, y sobre todo en lo que hace al mercado interno. Antes de la pandemia el 70% de la producción se destinaba al mercado externo, hoy eso se equilibró, estamos 50% a 50%”, sostiene Francou, y explica que se presentó una situación paradojal y nuevos desafíos: “Vale aclarar que la producción sí disminuyó en los últimos años, debido a que muchos productores se inclinaron hacia otros rubros por los altos costos de producción y también por factores climáticos, debido a que el arroz necesita mucho sol cuando se está formando el grano y el año pasado más bien escaseó. Por lo cual este último tiempo nos encontramos con un aumento de la demanda que fue difícil de atender”.

Sin embargo, aventura que las perspectivas con respecto al presente y al futuro son buenas: “Incentivamos a nuestros productores a que cultiven, creemos que habrá rindes muy buenos. También porque las expectativas comerciales son alentadoras, no quizá como lo fueron el año que pasó, pero sí esperamos que continúe el repunte sostenido de la demanda del mercado”.

Actualmente se produce arroz en los cinco continentes, tanto en llanuras como en suelos pantanosos, en climas cálidos como en templados. Los avances tecnológicos, sin dudas, explican esta amplitud en las condiciones de su cultivo, así como las mejoras en su rendimiento y en su desarrollo varietal. Consultado sobre este tema, Francou comenta: “Se hicieron muchas mejoras con respecto a la implementación de tecnología en la producción y elaboración de arroz, pero sentimos que el sector necesita de mayor desarrollo en ese aspecto. El principal problema para avanzar es la falta de crédito o facilidades para invertir. No sólo las condiciones eventuales del clima y el suelo afectan el cultivo, sino además la falta de tecnología adecuada para minimizar esos efectos e incluso mejorar los productos y el rinde”.

Fundada en 1974 a partir de la unión de un grupo de productores, la Cooperativa de Comercialización y Transformación Arroceros Villa Elisa Ltda. cuenta con planta de acopio y posee semilleros propios desarrollados por su Departamento Agronómico y respaldados por el INTA (Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria). En tanto, ofrece los siguientes servicios: provisión de semillas, combustibles y agroquímicos, asesoramiento agronómico, pulverización terrestre, secado y acondicionamiento de cereales, cobertura de riesgos solidaria y financiamiento hasta la cosecha.

***

Crédito fotografías: Cooperativa de Comercialización y Transformación Arroceros Villa Elisa Ltda.