La Mesa Agroalimentaria Argentina presentó las propuestas de “el otro campo” en el Congreso Nacional

Fecha: 07/09/2022
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

La Mesa Agroalimentaria Argentina presentó las propuestas de “el otro campo” en el Congreso Nacional

Este martes 6 de septiembre en el Salón de los Pasos Perdidos del Congreso de la Nación, la Mesa Agroalimentaria Argentina (conformada por UTT, MNCI Somos Tierra y FECOFE) hizo entrega de 5 propuestas legislativas. Los proyectos presentados fueron: Ley de Acceso a la Tierra, Ley de Arrendamientos Rurales, Ley de Protección y Fortalecimiento de los Territorios Campesinos y la Agricultura Familiar, Ley de Segmentación de las Políticas Impositivas Agrarias y Ley de Financiamiento y Fomento del Cooperativismo y la Transición Agroecológica.

Según indicaron desde la Mesa, estas demandas fueron desarrolladas ante la “falta de políticas públicas para el sector que produce alimentos” y que está conformado por cooperativas, pequeños productores y familias campesinas e indígenas. Por esto, las iniciativas se idearon con el fin de “dar respuesta a la problemática de acceso a la comida, garantizar una vida digna en el campo y alimentos sanos a precios justos a nuestro pueblo”.

Previo al ingreso al Congreso, se desarrolló un Verdurazo en el cual se entregaron 20.000 kilogramos de alimentos a los vecinos y vecinas de CABA. Además de compartir los proyectos que serían presentados en el recinto, la jornada tuvo como objetivo dialogar con los ciudadanos y discutir sobre la realidad del sector.

Durante el encuentro -que inició a las 12 horas- se otorgó la palabra al dirigente del MNCI-ST, Diego Montón, quien explicó que “estas cinco iniciativas que venimos a presentar hoy son para frenar el proceso de concentración del sistema agroalimentario. Para eso necesitamos un Estado presente”. Y acentuó que “la Mesa Agroalimentaria Argentina le da voz a los invisibilizados. Es un instrumento para disputar la política agraria en nuestro país. No es contra nadie sino a favor de todos y todas”.

Posteriormente, Juan Manuel Rossi, presidente de FECOFE, remarcó la necesidad de incorporar “más tierra, más cooperativas y más productores”. Además, valoró que “quienes presentamos esta iniciativa somos los campesinos, los productores y los agricultores familiares: estamos acá los que somos protagonistas en los territorios”.

En consonancia, Nahuel Levaggi, coordinador nacional de la UTT, opinó que la MAA “no es una instancia declarativa, sino que somos trabajadores, trabajadoras, productores, cooperativas, que todos los días producimos alimentos para la mesa de los argentinos”. Y subrayó que entre los presentes está “el campo que entiende el alimento como un derecho y no como una mercancía”. “El Estado debe saber que el campo no es uno sólo”, sentenció.

Luego de las declaraciones de los referentes, llegó el turno de Carolina Llorens, Isaías Ghio, Sebastián Campo e Isabel Tarija, productores y miembros de las organizaciones convocantes que explicaron y ponderaron la importancia de que estos proyectos sean tratados en el recinto.

Sobre la Ley de Protección y fortalecimiento de los territorios campesinos y de la agricultura familiar, Llorens, del MNCI-ST, informó que las familias campesinas son quienes “protegen la biodiversidad, conocen y preservan los saberes de la cultura campesina, promueven el arraigo de las familias en los territorios, y nos permiten producir alimentos sanos”. Sostuvo que “la creación de las áreas campesinas son instrumentos muy necesarios para construir arraigo en el campo, para preservar los derechos de los y las campesinas, y para construir la soberanía alimentaria que nos falta”.  “Los territorios campesinos son territorios de vida y de producción. Los y las campesinas necesitamos que se garantice el acceso a la tierra. Pero para eso solicitamos políticas públicas que protejan nuestros derechos”, enfatizó.

A continuación, Ghio, secretario de FECOFE,  expuso que la concentración puede notarse tras “saber que el 20% de los productores producen el 80% de los granos, la leche y la carne”. En ese sentido, describió a la Ley de Arrendamientos como una normativa que “pretende achicar la concentración y que más jóvenes tengan acceso a trabajar la tierra”.

Por su parte, Isabel Tarija, de la UTT, indicó que la Ley de Acceso a la Tierra es necesaria para que las y los productores “podamos tener nuestra tierra, y no sigamos pagando alquileres altísimos”. “No queremos que nos la regalen, queremos crédito blando para pagarla en cuotas y poder tener una vida digna en el campo”, remarcó.

Por último, Sebastián Campo, de Bases Federadas, señaló: “Desaparecieron 150 mil productores y ninguno de 5000 hectáreas sino que los que ya no están son los de 50 o 100”.  “Pedimos ser tratados de otra manera y por eso presentamos esta Ley de Segmentación. Este país va a producir alimentos con los chacareros, nunca sin los chacareros”, sentenció.

El acto contó con la participación de Dolores Martínez, diputada nacional del partido Evolución Radical; Verónica Caliva, Paula Penacca y Rogelio Iparraguirre, diputados nacionales del Frente de Todos; Germán Martínez, presidente del bloque del Frente de Todos en la Cámara de Diputados; Pablo Giles, subsecretario de Relaciones Municipales del Ministerio del Interior; Mariano Garmendia, presidente del INTA; Pedro Peretti, ex dirigente de la Federación Agraria Argentina y miembro del movimiento Arraigo y del Manifiesto Argentino; Mónica Polidoro, presidenta de la Asociación de Mujeres Rurales Argentinas Federal; Carlos Cleri, coordinador de las Mesas de Asociativismo del INAES; Paulo Ares, asesor de CONINAGRO; Omar Príncipe, Pablo y Javier Paillole, y Carlos Baravalle, de Bases Federadas; Ana Galmarini, miembro del Movimiento de Mujeres Agropecuarias en Lucha; Marcos Filardi y Carlos Carvallo, de la Cátedra libre de Soberanía Alimentaria de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP); Fausto Torrez, secretario de Relaciones Internacionales de la Asociación de Trabajadores del Campo del movimiento Cloc- Vía Campesina; y Lucía González Espinosa, coordinadora de Agricultura Familiar del Senasa, entre otros.

Las propuestas

La Ley de Protección y Fortalecimiento de los Territorios Campesinos y la Agricultura Familiar propone la creación de la figura jurídica “Áreas Campesinas para la Soberanía Alimentaria” con el objeto de fortalecer las áreas campesinas que existen y se desarrollan en todo el país, protegiendo el ambiente y la biodiversidad y produciendo comunitaria e individualmente alimentos y bienes de consumo interno para el pueblo argentino.

Además de la soberanía alimentaria, la implantación de esta forma tiene la finalidad de promover los derechos de los campesinos; proteger la biodiversidad; preservar y fortalecer la cultura campesina y tradicional en la producción de alimentos, bienes y servicios; incentivar la producción agroecológica de alimentos saludables; fomentar y garantizar el arraigo de las familias campesinas y de la agricultura familiar; y reconocer y amparar los usos colectivos de la tierra y los hábitats rurales, así como garantizar el acceso de los campesinos y campesinas a los bienes naturales para producir y vivir una vida digna en el campo.

Por su parte, la Ley de Segmentación de las Políticas Impositivas Agrarias plantea la emergencia en materia de posesión y tenencia de la tierra de los campesinos y sus comunidades. En ese sentido, la propuesta radica en la segmentación de la alícuota en la retención sobre los derechos de exportación en cereales y oleaginosas, utilizando el 10% del monto total recaudado en concepto de retenciones para realizar una redistribución de las mismas en función de escalas productivas. Según la Mesa, esta iniciativa busca garantizar la protección de un estrato mínimo de 60.000 pequeños productores que, enclavados en las pequeñas ciudades y pueblos del interior del país, pelean año tras año para ser chacareros sobrevivientes.

Respecto a la Ley de Arrendamientos Rurales, introduce un régimen especial para lo que se denomina Contratos Promovidos, al mismo tiempo que pone límites a la concentración y grava sus modalidades habituales. Así, establece en el título respectivo un régimen fiscal que incentiva la concertación de contratos promovidos a favor de pequeños y medianos productores, bajando en este caso la carga para los contratantes, mientras la aumenta cuando el sujeto involucrado sea una sociedad de capital, un pool de siembra o figuras afines.

La Ley de Acceso a la Tierra versa sobre la  creación de un fondo fiduciario público de Crédito para la Agricultura Familiar (CREPAF). A grandes rasgos, se trata de una política rural de promoción del derecho a la vivienda, a un hábitat digno y al desarrollo económico y social, cuya finalidad será: facilitar el acceso al crédito para el desarrollo integral de proyectos para el acceso a la tierra y a la vivienda familiar; otorgar créditos hipotecarios a un sujeto de crédito para la adquisición de tierra y/o viviendas, o para la construcción y/o mejoramiento de viviendas familiares; y financiar proyectos relacionados al desarrollo de infraestructura u obras que favorezcan el arraigo y la agricultura familiar.

Finalmente, La Ley de Financiamiento y Fomento del Cooperativismo y la Transición Agroecológica propone un programa que sea parte del presupuesto nacional y esté orientado a fortalecer los procesos asociativos, particularmente cooperativos y la comercialización de alimentos saludables, coadyuvando a un proceso agroecológico. Mediante la instalación de nuevas plantas de agregado de valor en el territorio rural procura fortalecer el arraigo de la población. La administración estará a cargo de una unidad operativa que incluye tanto a organismos públicos como a organizaciones campesinas.

Otras Novedades: